Sobre mi

Yo, mi, me, conmigo

Apasionado por la informática desde pequeño. Mi primer ordenador fue un Amstrad PC1512 con el que pasaba las noches de verano en vela, trasteando. Una afición ésta que mantengo hasta el momento presente. De hecho, es mi oficio desde 1990. Mis otras aficiones son un poco más irregulares. Por ejemplo, me encanta la música. Componía canciones y estuve tocando con un grupo de amigos, pero la vida laboral fue menguando esta actividad hasta quedar residual en mi quehacer diario. Incluso como oyente, las nuevas modas han amortiguado mi pasión por la experimentación y las novedades.

Lo mismo me ocurre con la pintura y la fotografía, con las que sigo disfrutando de otro modo (la cámara del teléfono móvil y Photoshop).

En mi época post-adolescente también me dio por la literatura,. Leía a Franz Kafka, Truman Capote, Jack Kerouac, Albert Camus, Louis-Ferdinand Céline, y poesía de Rimbaud, Baudelaire,  Blas de Otero y ... por encima de todos, ávidamente, a Raymond Carver. Culpable de mi incursión en construir relatos.  Publiqué alguno en varios fanzines de postín, edité mi propio fanzine cutre y escribí alguna que otra columna de opinión para la edición local de un periódico de tirada nacional.

Disciplinas artísticas que no he practicado pero que he disfrutado, y disfruto, a lo grande: el Cine. Ahora por streaming, porque apenas voy a las salas de proyección, cuando en los años 90 iba 2 ó 3 veces por semana. Me encanta el cine 'gafapasta' , esos largometrajes que premian en los festivales de Valladolid , Donosti,

Cannes o Berlín; y los de Sitges, Sundance o Montreal, aunque no le hago ascos al 'mainstream'. A pesar de todo, no aguanto la pésima programación de cine en los canales de TV. Para ser más exacto, me aburre bastante toda la programación de entretenimiento por pueril y chabacana. Así pues, bendito internet, desde finales de los 90 pude ir relegando la TV y la prensa de papel, ambas excesivamente tendenciosas, al lugar que se merecen.

Punto y aparte sobre mis aficiones viene la relación de ellas que no llevo a cabo todo lo que me gustaría. En primer lugar, viajar. No soy de los que viajan para darse la paliza viendo piedras con historia en una maratón fotográfica ni de los que disfrutan las noches polares entre copas y discotecas. Como siempre, la virtud está en el término medio. Siempre y cuando sea en buena compañía.  ¿Y a quién no le gusta?

 

En resumen y para no alargar mucho esta presentación, parece que soy otro aprendiz de mucho y maestro de nada. En mi opinión tocar muchos palos enriquece personal y profesionalmente. Una de las lecciones que dan los años y la experiencia es que uno de los factores más importantes del trabajo bien hecho, más allá del incuestionable talento, es el disfrute de su realización y la satisfacción final de darlo por concluido. 

Este no es mi primer Blog, algunos desaparecieron en servicios de alojamiento gratuito. Artículos y aportes que me habría gustado recuperar y que significaron mucho en un momento determinado de mi existencia pero que se perdieron en un mundo virtual que hoy es algo pero quizá será nada el día de mañana.

Al fin y al cabo, no es tan importante. La vida es lo que pasa ahí afuera.